Opciones

A pesar de que los abogados de Inmigración frecuentemente recomiendan las franquicias como el camino más fácil para invertir en Estados Unidos y aplicar a una visa E2, éstas no son la única posibilidad que un inversionista puede elegir.

NEGOGIO EN FUNCIONAMIENTO

Esta es una de las posibilidades a considerar como inversión en Estados Unidos para poder solicitar la visa E2. Los inversores extranjeros pueden comprar una empresa existente que haya estado operando en el mercado durante un período de tiempo y, por lo tanto, sea capaz de proporcionar información financiera como ingresos y gastos al comprador. Sin embargo, tenga en cuenta que existen desafíos inherentes a la compra de un negocio existente, que incluyen negociar un precio justo, cambiar la estructura administrativa y obtener la capacitación y el apoyo necesarios para que el negocio sea un éxito. Cualquiera que elija este camino normalmente necesitará asistencia profesional para garantizar que la inversión cumpla con los requisitos de una visa E2.

NEGOCIO DESDE CERO

Esta puede ser una opción de inversión viable para quienes poseen un negocio en su país y desean reproducir el mismo modelo en Estados Unidos, si el mismo ha demostrado ser rentable y exitoso. Aunque la tasa de aprobación de la visa E2 es mucho menor en estos casos, esta sigue siendo una opción para aquellos que tienen un plan de negocios muy detallado y poseen los datos históricos acerca de las finanzas de sus negocios, con lo cual están en condiciones de demostrar que la inversión es sustancial y no se trata de un emprendimiento marginal.

NUEVA FRANQUICIA

Al solicitar una Visa E2, abrir una franquicia se considera, por lo general, como la posibilidad de inversión más segura y de menor riesgo en Estados Unidos. Un franquiciador exitoso brindará al nuevo propietario de la franquicia una capacitación sumamente valiosa antes de la apertura para garantizar que el franquiciado tenga todo el know-how y esté preparado para operar el negocio. Luego, el franquiciador continuará brindando apoyo y asesoramiento empresarial al nuevo propietario del negocio para ayudarle a alcanzar la máxima rentabilidad rápidamente. Aunque las franquicias no son una garantía total de éxito, su tasa supera con creces la de los negocios independientes. Como franquiciado, el nuevo propietario pasa a formar parte de una red junto con los otros franquiciados y tiene la capacidad de compartir ideas y obtener conocimientos de los demás (muy similar a una familia).